Amigo Vicente

Historias de nuestros lectores

Por Cocarutas

                                             

Este es mi amigo Vicente, lo bautizó su dueño con este nombre en homenaje a un médico que lo trató y su diagnostico no fue muy acertado, pero siempre aclara que no todos los doctores tienen que llamarse Vicente.

Aclarado el entuerto, Vicente cada mañana cuando su dueño lo lleva a pacer al prado, se para delante de mi puerta, para darme los buenos días, por la tarde al regresar a casa, también se para, esta vez para saber mi voluntad, a menudo, una hoja de mis famosas berzas, pan, fruta, un puñado de hierba, etc. Siempre que puedo voy a verlo al prado, el agradece mi visita haciendo carreras y piruetas, entre las cuales su favorita es ganar la cebada revolcándose donde hay más polvo o barro, es un guarrillo feliz.

El otro día yo venía de recoger de mi huerto, pimientos de Padrón y Mougan, como estuve unos quince días fuera crecieron algo más de la cuenta, la consecuencia es que pican demasiado, hice una fritada y me duró tres comidas, con un solo par de ellos ya no me quedaban lágrimas, ni podía anestesiar más mi boca. Al ver a Vicente, le dije (quieres uno Vicente) quería comprobar el grado de inteligencia de mi amigo, “yo siempre creo que los animales son más listos que las personas” lo olió y pareció decir esto no lo probé nunca, lo saboreo mientras lo masticaba, pronto empezó a enseñar los dientes como si le entrara un ataque de risa, luego buscaba hierbas frescas en la orilla del camino para apagar el fuego de su boca, arrastraba a su dueño para que lo llevara a casa, allí se bebió un cubo de agua, ignoro cómo pasó la noche.

Supongo que tuve un momento de enajenación mental transitoria, para gastar una broma tan pesada a mi buen amigo, tal vez tuve la tentación de gastar una de esas bromas que a veces gasto a los buenos amigos, sin contar que esta vez se trataba de un pobre animal.

Aunque después me reí un rato, comentando la valentía con los vecinos, por la noche me pareció un disparate y me costó dormir, “tal vez mi almohada, me recordaba que no había obrado con sensatez” el caso es que por la mañana le estaba esperando, para pedirle disculpas, cuando se acercaba pensé que podía devolverme la broma con una coz de esas que mandan al infierno, vino decidido como cada día, le miré a los ojos y no había ni restos de rencor, le di un abrazo mientras le acariciaba pidiéndole disculpas, por la tarde le di un par de madalenas para endulzar su paladar.

Ahora que me acuerdo, disculpas también a mis amigos, que a veces fueron víctimas de mis pesadas bromas.

Queréis conocer mas sobre Cocarutas? Aquí os dejo su blog: https://cocarutas.blogspot.com/

Incendiarios

Incendiarios. Historias de nuestros lectores. Por Cocarutas.

Me gustaría que mirarais detenidamente estas dos fotos, la primera la tomé hace un mes, la segunda hoy [….]

seguir leyendo

Día de Reyes

Historias de nuestros lectores Por Cocarutas Hoy ha tocado celebrar los reyes, a día de hoy no lo entiendo todavía, en esta casa hace muchos años que no pasan reyes, cuando uno de la familia necesita algo se lo compra o se lo compran y listo, a pesar de todo lo celebramos con una comida…

seguir leyendo

A veces me meto donde no debo

A veces me meto donde no debo. Historias de nuestros lectores. Por Cocarutas.

Para poder contaros esta historia tengo que situaros, martes 7 de agosto, once de la mañana, estaba  yo sentado a la sombra de estos plataneros del jardín de Villafranca del Bierzo, mientras mi mujer visitaba todas las tiendas del mercadillo, un hombre ejerciendo de abuelo canguro de una nieta de unos cinco años, (quizá por falta de experiencia,) pasó por el mercadillo donde había muchas cosas que llamaban la atención de la niña, un tanto caprichosa y algo mal criada, el caso es que ella quería todos los juguetes que tenían los tenderos, el abuelo no estaba dispuesto a comprarlos, la niña montó en cólera, berreando como si le hicieran daño, tirándose al suelo sin importarle ensuciar el vestido y escapando de la mano del abuelo con tal de volver al mercadillo. [….]

seguir leyendo

Villarino de los Aires bien vale la pena

Villarino de los Aires bien vale la pena. Historias de nuestros lectores. Por Cocarutas.

Esta vez os voy a contar una nueva aventura furgonera, no sé cómo empezar a describirla, mis neuronas están todavía atiborradas de los buenos momentos vividos, tratando de guardarlos en el rincón de mis mejores recuerdos, tal vez debería poneros unas fotos de los sitios más preciosos que visitamos, porque no puedo encontrar las palabras que las definan [….]

seguir leyendo

Grave Malentendido

Grave Malentendido. Historias de nuestros lectores. Por Cocarutas.

Hace un tiempo era el cumpleaños de un amigo, hasta ese día un buen amigo, le felicité con todo el cariño, al no serme posible hacerlo en persona, le mandé un wasap, con una dedicatoria y la foto de este borrico, lo fotografié el año pasado en el pirineo catalán, muy cariñoso y agradecido, dispuesto a comerse un trozo de pan de  gente que para su coche para hacerle fotos [….]

seguir leyendo

Un pueblo de tradiciones

Un pueblo de tradiciones. Historias de nuestros lectores. Por Cocarutas.

Esta vez os cuento una historia de un pequeño pueblo peculiar, lo conocí en uno de esos viajes deambulando por lo ancho de este país, como siempre que voy de gira, no solo me interesan los hermosos paisajes, la cultura de cada pueblo, el arte, flora y fauna, sobre todo las tradiciones que atesoran a lo largo de los años, bien pues esta vez me interesé por una muy particular.

seguir leyendo

Pareja imposible

Pareja imposible. Historias de nuestros lectores. Por Cocarutas.

Hoy os cuento una historia dura, muy dura y tierna a la vez, empezó en el año 1976, en ese año entró a trabajar en la empresa donde yo trabajaba, un joven que casualmente naciera el 29 de febrero igual que yo, pero 10 años más tarde.

seguir leyendo

Historia de la cuky

Historia de la cuky. Historias de nuestros lectores. Por Cocarutas.

Hoy os voy a contar una historia, una triste historia, es un relato de la vida de la Cuky,  es una pequeña perrita de 17 años, que traducida a la edad humana sería de unos cien años, ella es la historia de un pequeño pueblo, que casualmente es donde yo nací.

seguir leyendo

Kedada Morellenca

Historia de mi Manzano. Historias de nuestros lectores. Por Cocarutas.

Buenos días, hoy el viejo os cuenta una historia propia de su edad, no me lo toméis a mal, no sé el por qué, pero no acuden a mi memoria las vivencias y cariños que a menudo recibo de mis amigos recientemente, solo vienen a mi memoria las historias vividas en mi juventud, debe ser cosa del Alzheimer, por desgracia también tengo experiencia en eso, no os lo cuento, total no lo entenderíais hasta que tengáis mi edad, el caso es que me recordé de una cosa que me pasó en mi juventud, pero que sigue teniendo sentido también en la actualidad.

seguir leyendo

Cantos de sirenas

Cantos de sirenas. Historias de nuestros lectores. Por Cocarutas.

Hoy os voy a contar una historia que me sucedió hace unos años, nos fuimos a una playa al sur de Peñiscola, la playa de Irta, creo que se llama, mientras mi mujer disfrutaba de los placeres de tomar el sol, yo como culo de mal asiento me fui a pasear por las rocas,…..

seguir leyendo

Historia de mi Manzano

Historia de mi Manzano. Historias de nuestros lectores. Por Cocarutas.

Buenos días, hoy el viejo os cuenta una historia propia de su edad, no me lo toméis a mal, no sé el por qué, pero no acuden a mi memoria las vivencias y cariños que a menudo recibo de mis amigos recientemente, solo vienen a mi memoria las historias vividas en mi juventud, debe ser cosa del Alzheimer, por desgracia también tengo experiencia en eso, no os lo cuento, total no lo entenderíais hasta que tengáis mi edad, el caso es que me recordé de una cosa que me pasó en mi juventud, pero que sigue teniendo sentido también en la actualidad.

seguir leyendo

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Síguenos

Consigue todo el contenido en tu mail.

Únete a 846 seguidores más

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s