Cantos de sirenas

Historias de nuestros lectores

Por Cocarutas

                                             

Hoy os voy a contar una historia que me sucedió hace unos años, nos fuimos a una playa al sur de Peñiscola, la playa de Irta, creo que se llama, mientras mi mujer disfrutaba de los placeres de tomar el sol, yo como culo de mal asiento me fui a pasear por las rocas, al poco rato encontré una piedra a muy buena altura, ideal para sentarme a contemplar la belleza del mar, siempre he oído decir que nuestro mar Mediterráneo era una pequeña balsa, empecé a mirar al norte, al este y al sur y no divisaba el final en el horizonte, no era tan pequeño como me contaron, era hermoso, placido, todo parecía invitar a bañarse, puse un pie dentro del agua y se notaba fresca casi fría para mi, seguí contemplándolo y de pronto una ola más grande me recordaba que el mar tenía mucha fuerza y enfadado podía ser muy peligroso, me lo recordó una grieta hecha en la roca llamada del soplador.

Esta es la roca, llamada así, por que cuando hay olas aun que estas sean pequeñas, el agua llena la cavidad vacía que hay debajo de la roca y sale el aire por la grieta con mucha fuerza que casi silba, dicen que en los días de oleaje fuerte emite un sonido casi como la sirena de un barco, podemos decir que el mar nos avisa de sus peligros, solo que a veces los marineros no tienen en cuenta sus advertencias. Este es el soplador, todavía suena en mis oídos la fuerza de sus soplidos. Embelesado por tanta belleza empecé a reflexionar cuan útil y generoso es el mar, pronto llamo mi atención un canto poco conocido que venía del mar, siguiendo los ecos empecé a ver esta sirena que poco a poco emergía del agua, alucinado por la aparición, la salude y ella empezó a contarme que en el fondo del mar poseía un hogar lleno de belleza, corales multicolores y tesoros llenos de perlas, casi me sentí ofendido por tanta ostentación, en mi tierra también hay cosas muy hermosas y grandes tesoros le conteste, ella insistía que le acompañara al fondo del mar para enseñarme todos sus tesoros, mostrándose atractiva y haciendo brillar sus escamas, yo le conteste que yo tenía en mi tierra a una mujer muy hermosa y que juntos recorríamos y disfrutábamos de los placeres terrenales y de las maravillas que nuestro mundo nos ofrece, casi se me enfada, tuve que quitarme la camisa para mostrarle el poderío de mis bíceps y tríceps, a si como mi cara más amarga que a veces se me pone en circunstancias difíciles, me giré de espalda para ignorarla y desapareció.

 Seguí caminando y encontré a esta barca sola, triste, abandonada, rota y casi destartalada, empecé a pensar que tal vez su capitán fue un lobo de mar que abría librado mil batallas con los corsarios, tal vez sufrió los avatares de grandes temporales y tuvo que jugarse la vida para devolver a su barca y a su tripulación sana y salva a puerto, si esta barca me hablara, seguro que me contaría las juergas y borracheras de su capitán, los amoríos pagados en cada puerto y tal vez los tesoros encontrados.

 Nuevamente un canto mucho más hermoso y acompasado salía del mar al mismo tiempo que emergía esta sirenita, ponía su edad en un cartel, justo la edad preferida por mí, lucia ciertas curvas bien equilibradas, escamas transparentes y brillaba con una dulzura que me parecía estar viendo a lo más parecido a la hembra de mis sueños, me saludo y entendí su idioma al que nunca había oído, también ella entendía lo que yo acertaba a balbucear con la emoción, me desnudé para estar a su altura y que no se sintiera perturbada, al mismo tiempo que le mostraba mi cuerpo esbelto con todos mis atributos, me conto cuan hermoso era su paraíso en el fondo del mar y yo le conté que en la tierra había grandes praderas llena de flores multicolor, rosas que retenían el roció de la noche para brillar mas y que su perfume se extendía por todo el jardín de mi hogar, incluso el arco iris a menudo tendía puentes hacia otros mundos y culturas y que con sus colores se podía conseguir cualquier color. También le conté que había placeres que no podían describirse, que me acompañara y le mostraría todo mi universo, sin duda era muy inteligente y se dio cuenta que yo no podía ir a su mundo ni ella venir al mío, nos ofrecimos amistad eterna, yo le bauticé con el nombre de DESEO y ella me llamo VIDASOL.

Ahora sé que cada vez que baya a una playa si le llamo vendrá a contarme sus aventuras marinas y yo le contaré las terrícolas.

Estaba despidiéndola cuando un abrazo seguido de un grito de mi mujer me trajo otra vez a este mundo, despertándome de mi sueño, la pobre llevaba tres horas buscándome, temiendo lo peor, tendré que compensarle por tan terrible disgusto, se lo merece, siempre supe que nos necesitamos mutuamente, desde hoy ella será mi sirenita terrícola.

Queréis conocer mas sobre Cocarutas? Aquí os dejo su blog: https://cocarutas.blogspot.com/ y tambien podeis seguirlo en la sección hisorias de nuestros lectores.

Un pueblo de tradiciones

Un pueblo de tradiciones. Historias de nuestros lectores. Por Cocarutas.

Esta vez os cuento una historia de un pequeño pueblo peculiar, lo conocí en uno de esos viajes deambulando por lo ancho de este país, como siempre que voy de gira, no solo me interesan los hermosos paisajes, la cultura de cada pueblo, el arte, flora y fauna, sobre todo las tradiciones que atesoran a lo largo de los años, bien pues esta vez me interesé por una muy particular.

seguir leyendo

Pareja imposible

Pareja imposible. Historias de nuestros lectores. Por Cocarutas.

Hoy os cuento una historia dura, muy dura y tierna a la vez, empezó en el año 1976, en ese año entró a trabajar en la empresa donde yo trabajaba, un joven que casualmente naciera el 29 de febrero igual que yo, pero 10 años más tarde.

seguir leyendo

Historia de la cuky

Historia de la cuky. Historias de nuestros lectores. Por Cocarutas.

Hoy os voy a contar una historia, una triste historia, es un relato de la vida de la Cuky,  es una pequeña perrita de 17 años, que traducida a la edad humana sería de unos cien años, ella es la historia de un pequeño pueblo, que casualmente es donde yo nací.

seguir leyendo

Kedada Morellenca

Historia de mi Manzano. Historias de nuestros lectores. Por Cocarutas.

Buenos días, hoy el viejo os cuenta una historia propia de su edad, no me lo toméis a mal, no sé el por qué, pero no acuden a mi memoria las vivencias y cariños que a menudo recibo de mis amigos recientemente, solo vienen a mi memoria las historias vividas en mi juventud, debe ser cosa del Alzheimer, por desgracia también tengo experiencia en eso, no os lo cuento, total no lo entenderíais hasta que tengáis mi edad, el caso es que me recordé de una cosa que me pasó en mi juventud, pero que sigue teniendo sentido también en la actualidad.

seguir leyendo

Historia de mi Manzano

Historia de mi Manzano. Historias de nuestros lectores. Por Cocarutas.

Buenos días, hoy el viejo os cuenta una historia propia de su edad, no me lo toméis a mal, no sé el por qué, pero no acuden a mi memoria las vivencias y cariños que a menudo recibo de mis amigos recientemente, solo vienen a mi memoria las historias vividas en mi juventud, debe ser cosa del Alzheimer, por desgracia también tengo experiencia en eso, no os lo cuento, total no lo entenderíais hasta que tengáis mi edad, el caso es que me recordé de una cosa que me pasó en mi juventud, pero que sigue teniendo sentido también en la actualidad.

seguir leyendo

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Síguenos

Consigue todo el contenido en tu mail.

Únete a 844 seguidores más

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s