Historia de la cuky

Historias de nuestros lectores

Por Cocarutas

Hoy os voy a contar una historia, una triste historia, es un relato de la vida de la Cuky,  es una pequeña perrita de 17 años, que traducida a la edad humana sería de unos cien años, ella es la historia de un pequeño pueblo, que casualmente es donde yo nací, todos los días daba su paseo observando todo cuanto acontecía en el, a si como todo lo que hacia la gente del pueblo y sobre   todo los forasteros, nada escapaba a su olfato, cuando algo se cocía ella siempre aparecía por allí, todo el pueblo la quería y le daba los mejores manjares, yo diría que no se cocinaba un pastel en el pueblo que la Cuky no probara, si supiéramos entenderla nos contaría todo lo que pasaba en el pueblo, más incluso que su ama.

Ella nunca quiso entrar en casa de su dueña, ni siquiera en las frías noches de invierno, era feliz en su propia casita que tenía en el cobertizo, tal vez porque ella amaba la libertad, nunca tuvo que soportar collares ni cadenas, eso le permitía recorrer todo el pueblo de noche, vigilando que nadie perturbara el descanso de los vecinos, pero por la mañana a la hora que se levantaba su dueña siempre le esperaba en la escalera, bueno, algunos dicen que alguna noche la vieron en algún pueblo cercano en épocas fértiles, buscando algún macho de su especie y estatura para que le ayudaran a cumplir su deseo de ser madre, en el pueblo no tenia ninguno ya que todos eran de raza grande y la copula era imposible.

Hace unos diez días, el doce de septiembre, la muy coqueta se puso en celo, tal vez pensando que sería la última oportunidad de dejar descendencia una vez más, tubo cinco o seis pretendientes dispuestos a cumplir con sus deseos, todos eran más grandes que ella y la cosa no era fácil, incluso este, mi amigo león, lo intento de todas formas, no pudo ser, ella deprimida pensando que ya no era útil en la vida, se tumbo en la era y dos días mas tarde de hacerle esta foto dejo esta vida, seguramente en su limbo será feliz, pero todos le echaremos de menos, para mí fue un duro golpe ya que dejado llevar por las prisas de este mundo tan efímero no me di cuenta que estaba en las ultimas horas y no me despedí como debería, dándole las gracias por tanto cariño dispensado, ella cada año cuando yo llegaba al pueblo siempre estaba esperándome, sirva este pequeño relato homenaje, para que donde esté sepa que la quería y que una vez más sienta en su piel mis caricias.

                    Duerme en paz amiga mía,

                    Fuiste la luz en el día.

                    El amor a tus vecinos,

                    Y de todos la alegría.

                    Perdónanos las pocas caricias,

                    El trato y algún reproche.

                    Dejarte vigilando sola,

                     Durante toda la noche.                     D:E:P:

Queréis conocer mas sobre Cocarutas? Aquí os dejo su blog: https://cocarutas.blogspot.com/ y tambien podeis seguirlo en la sección hisorias de nuestros lectores.

Síguenos

Consigue todo el contenido en tu mail.

Únete a 844 seguidores más

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s