Homenaje a la naturaleza

Historias de nuestros lectores

Por Cocarutas

                                             

Esta mañana me levanté con todo el trabajo hecho, incluso durante la noche fui ordenando mis quehaceres cotidianos, al levantarme tuve la sensación que no sabría qué hacer, empecé desayunando y cumpliendo con la rutina de aseo como cada día, al sentarme en el inodoro para deshacerme de los desechos del día anterior, mi cerebro seguía durmiendo y no era capaz de pensar, terminada la faena salí a la calle, hacía un hermoso día, casi por rutina fui a visitar mi huerto como hago todas las mañanas, libro una guerra con un par de topos, de momento estoy perdiendo todas las batallas, se me calmó un poco el cabreo al contemplar lo hermoso y alegre que está el huerto ahora que el sol por fin le da vida, empecé a recoger un buen cesto de guisantes y un puñado de judías, mientras presumía orgulloso de mi cosecha, mis neuronas se pusieron en marcha y empecé a pensar, sería un mal nacido si no agradecía a la naturaleza el fruto con el que compensa mi esfuerzo.

Para ello lo mejor sería hacer una receta de mi propia creación, cumpliendo con los cánones establecidos según mis criterios, me pareció que lo mejor era hacer un arroz a la cazuela, estilo naturaleza, cumple mis exigencias, me gusta recién hecho y lo mantiene caliente hasta el final, en representación del mar puse, almejas, chipirones, vieiras y langostinos, de carne animal nada mejor que costilla sagrada de cerdo y de vegetales los propios de mi huerto, habitas tiernas, judías, y rompiendo una de mis normas, añadí guisantes, tenía muchos, además de hacer un buen sofrito y añadirle mis ingredientes secretos, me puse en plan cocinero de pueblo, a crear una obra de arte.

Empecé a freír la costilla y los langostinos, luego la cebolla, un poco de ajo, el tomate, una vez reducida y sazonada la salsa de tomate añadí el resto de verduras, los chipirones y las vieiras las frio aparte, con las verduras se cocerían, siempre hago esto sobre las diez de la mañana, tapo la cazuela y dejo reposar un par de horas para que los sabores se concentren, nunca uso azafranes ni otras especias, disfrazan el gusto de todos los ingredientes, me gusta saborear cada trozo de ingrediente por separado.

El resultado casi perfecto, el unico fallo es que hice unas cinco raciones y los comensales solo dos, bueno lo más dificil fue elegir el vino, la duda estaba entre un Gran Bierzo o un Alvariño, despues de mucho pensar me decidí por el Alvariño, había más pescado que carne.

Me serví una buena cucharada y un langostino, quiero disfrutar el aroma de un arroz humeante, tiene sus riesgos, me gusta quemarme con las primeros granos, entonces rechupeteo el langostino y por supuesto mis dedos, normalmente repito un par de veces la operación, pero esta vez volví por la tercera, ya pasaré por mi bodega a buscar algo de digestivo para que me ayude a cocinar tan delicioso manjar.

Queréis conocer mas sobre Cocarutas? Aquí os dejo su blog: https://cocarutas.blogspot.com/ y tambien podeis seguirlo en la sección hisorias de nuestros lectores.

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Síguenos

Consigue todo el contenido en tu mail.

Únete a 840 seguidores más

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s