De industrial a cuida pollos

Historias de nuestros lectores

Por Cocarutas

Hoy os cuento una historia de cómo puede cambiar un ex trabajador industrial a cuida pollos. Estando  en mi guarida berciana, un día mi parienta me dijo que le haría mucha ilusión criar un par de pollos, como soy un galán de los de antes, con tal de complacerla, me fui a comprar un par, pero como la quiero mucho y soy un poco exagerado compre media docena, todo sea por amor, les preparé un gallinero a la altura de los mejores, ahora cada día muy  temprano los saco a pasear para que el sol no los moleste, por la tarde los llevo al huerto por que da la sombra, no importa que se coman mis famosas berzas, las lechugas o lo que les apetezca, son los reyes, mi mujer los quiere tanto, a veces me da besos, no sé si es porque me quiere mucho  o por que le cuido los pollos.

Este hecho cambio mis rutinas, un obrero industrial jubilado, normalmente pasea, sofaduerme, vermutea, reflexiona tumbado en el sofá después de comer, cuenta sus aventuras de viejo y rara vez se acuerda de agradecer a la parienta sus cuidados y sus elaborados menús, ahora los pollos me ocupan todo el tiempo, los paseos, las mejoras en las estructuras de ocio para ellos, enseñarles nuevos lugares y buenos modales, incluso están condicionando mis salidas furgoneras, también es habitual vernos cogidos de la mano contemplado el rebaño, tomando el tenue sol o picoteándolo todo.

Un día me paré a contemplarlos y me di cuenta que uno de ellos tenía pinta de ser hembra, mi cabeza se puso en marcha a toda máquina, si tenía una gallina bien cubierta por cinco gallos, seguro que se sentiría feliz y produciría los mejores huevos, bien alimentada podría poner más de cuatrocientos huevos al año, si compraba una incubadora podría tener en solo un año casi una granja, ¿Pero que pasara si los gallos la agobian? ¡Y si los cinco gallos la violan y la maltratan! yo no lo soportaría y los mataría, entonces desperté mi lado más carnívoro,  pensé que con cada uno de los capones se podrían cocinar una docena de raciones, con lo bien que guisa el capón mi mujer nos podríamos pegar buenas comilonas, invitar a los amigos a compartir tan deliciosos manjares, o mejor mandarles las fotos a los amigos para ponerles los dientes largos.

Queréis conocer mas sobre Cocarutas? Aquí os dejo su blog: https://cocarutas.blogspot.com/ y tambien podeis seguirlo en la sección hisorias de nuestros lectores.

Síguenos

Consigue todo el contenido en tu mail.

Únete a 1.567 seguidores más

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s